Jbalvin “We are not allowed in Venezuela.”

Yesterday, after the Colombian singer Jbalvin finished his concert at the Jockey Club in Asunción, Paraguay. He posted a picture on his Instagram thanking his fans with the following message:

Asunción – Paraguay!! I love you!! BLESSED @orliarias #mypeople THANK YOU FOR THE LIGHT!!!”

However, when some fans asked him when he would come to Venezuela, he simply replied:

“When Maduro is gone [because] we are not allowed in Venezuela.”

jbalvin20172 

*Nicolás Maduro has been the president, dictator, of Venezuela since 2013. Unfortunately, the country has been under an economic and political crisis, such as: food inflation, freedom of speech and other things.

Jbalvin “No podemos entrar [a Venezuela]”.

Ayer el cantante colombiano Jbalvin, se presentó en el Jockey Club en Asunción, Paraguay. Al finalizar la noche, publicó una foto en su Instagram agradeciendo a su público con las siguientes palabras:

“Asunción – Paraguay!! Los amo!! AGRADECIDO @orliarias #migente GRACIAS A LA LUZ!!!”

Sin embargo, algunos fans le preguntaron que cuándo vendría a Venezuela. Y él no dudo en contestar:

“Cuando maduro no este [porque] no podemos entrar”.

jbalvin20172

*Quiero recordarte que Venezuela está bajo la dictadura del presidente Nicolás Maduro, quien ha estado en el poder desde el 2013. Venezuela está actualmente atravesando una crisis económica y política: hay escases de comida, no hay libertad de expresión y demás.

Un chico llamado Ignazio

Yo tenía un novio que se llamaba Ignazio. Era alto, ojos de color miel y siempre llevaba en la mano un GoPro dorado. La verdad nunca había visto un GoPro dorado. ¡Qué extraño! Cuando me llamaba siempre platicábamos de cosas raras: gifs y emojis. Sí, así eran nuestras conversaciones. ¡Qué romántico!, ¿no? Curiosamente, él vivía a una hora de mi casa, en la ciudad vecina llamada “Duodécimo”. Ahí todos caminaban de un lado a otro, se saludaban e incluso ponían sus puestos de garnachas. ¿Cómo sé? Porque casi siempre iba los fines de semana. Lo irónico de todo esto es que nunca veía a Ignazio – estábamos en el mismo lugar, pero en el momento equivocado.

En varias ocasiones él me llegaba a preguntar: “¿Estás aquí?”

Y yo sólo le contestaba: “Jiji”

Pero por algún motivo, nunca coincidíamos.

Los días, las horas y los segundos pasaban, y nuestras conversaciones siempre terminaban en: 😊, HEHE, [GIF], [GIF].

Hasta que un día le dije: ¡Deberíamos salir!

“Sí, déjame saber” me contestó. 

Finalmente, la fecha había llegado. “¡Por fin!” pensé “Por fin, lo volveré a ver”. Entré a JULIO’S PIZZA, y lo esperé. Las horas, los minutos y los segundos transcurrían, pero nada. Él no llegaba. Me sentí decepcionada. De repente, vi como mi mano izquierda agarraba el celular, a punto de marcar. Fue ahí, donde me di cuenta que Ignazio sólo había sido fragmento de mi imaginación. Sí, en conclusión: era mi novio el imaginario.

A Boy Named Ignazio

I had a boyfriend named Ignazio. He was a few inches taller than me and owned a white GoPro camera. Do they even have white GoPro’s? Who knows? Every once in a while, he would call me. We talked about the most random things you could imagine: emojis and gifs. Yes, that was our language. Very romantic, I know! He lived an hour away from me, in a city called Duodécimo. Everyone there walked and rode their bikes to school, church and work. How did I know? Because I’d spent almost every weekend there. The funny thing about Ignazio, was – that we’d be in the same place, but at the wrong time.

Every so often he would ask me: “Are you here yet?”

I’d simply reply: “LOL”

But for some odd reason, we never seemed to stumble upon each other.

The days, hours and seconds passed and we’d always end our conversations with the usual: 😊, HEHE, [GIF], [GIF]. 

Until one day I had the courage to say: “We should definitely meet up!”

“Of course, let me know when”, he’d replied.

Finally, the day arrived. September 16, to be exact. I patiently waited for him at JOHN’S BURRITOS. Sadly, he never showed up. I had waited hours, minutes and seconds, but he was nowhere to be seen. I looked down at my burrito, half eaten by me, and stared at my phone. Then unexpectedly, I saw my left hand getting ready to dial. That’s when I realized… my boyfriend was imaginary all along.

Audición tras Audición

Cada que voy a una entrevista de trabajo, me convierto en un personaje.

A veces me asombra,

A veces me decepciona,

Pero rara vez me sorprende.

Cada vez, tengo que convencer a los jueces, (directores), de lo que soy capaz. Si no me sé una respuesta, me la invento.

Sr. Juez: “¿Qué es lo que no te gusta de ti?”

Yo: (aquí mi mente empieza a trabajar): “Que de repente soy impuntual, que no me se vestir – según mi mamá”.

Bueno, la segunda sí es vedad, pero en una audición ¡Hay que actuar!

A veces me siento como una poeta,

A veces me siento la mujer maravilla,

Y a veces tengo ganas de rimar… pero no me sale.

 

Una vez escuché por ahí, bueno en realidad lo vi en Google, que…

“El mundo es un escenario, y todos los hombres y las mujeres son actores, tienen sus salidas y sus entradas; y un hombre se puede convertir en muchos personajes en tan sólo poco tiempo”.  – William Shakespeare

(Bueno, la verdad la cita suena mejor en inglés).

Entonces, la próxima vez que te sientas inseguro/a de ti mismo en una entrevista, recuerda, todos somos actores. Así que… ¿Cuál será tu próximo papel protagónico?

  • Yoss 😊

Mozart in the Jungle- Si fuera profesora

mo

Si fuera profesora, obligaría a cada uno de mis estudiantes a ver “Mozart in the Jungle”, durante mi clase. Traería palomitas, una botella de vino y un surtido de quesos. Obviamente, me aseguraría que sólo los mayores de 21 años, bebieran el vino.  Al final de cada clase les asignaría una tarea como: ver una sinfonía, aprender sobre el oboe y demás.

Al terminar el semestre, los estudiantes tendrían un conocimiento más profundo sobre: la música clásica, el arte y la cultura. ¿Y adivina cuál sería el proyecto final?

Tendrían que traer a Gael García Bernal, quien interpreta a Rodrigo en “Mozart in the Jungle”, al salón. (Si esto llegara a suceder, entonces les concedería una A+ a todos mis alumnos).

Y tal vez te preguntes: Pero… ¿Por qué?

Pues…porque Gael ha sido uno de mis actores favoritos desde “Amores Perros”, y la verdad me gustaría conocerlo algún día.

Mozart in the Jungle – If…

mo

If I was a professor, I’d make all my students watch “Mozart in the Jungle,” during class. I’d bring popcorn, wine and a platter full of cheese. Of course, I’d only allowed those who were 21+ to drink alcohol. After each class, I would assign homework. One week they would attend a symphony, on another week they would learn about the oboe, and so forth.

The students would end the semester appreciating classical music, passion and diversity. Oh, and did I mention what their final project would be?

They’d have to get Gael Garcia Bernal, who plays Rodrigo, to come to class. (I would automatically pass every single one of my students with an A+.)

But, why? You may ask.

Well, because he’s my favorite actor since “Amores Perros,” and I’d like to meet him someday…